17 Otra vez un pronombre

Era otra ve el Conejo Blanco que volvía saltando poco a poco y mirando ansiosamente a uno y otro lado como si estuviera buscando algo. Alicia oyó que mascullaba para sus adentros: ¡Ay la Duquesa! ¡La Duquesa! ¡Por vida de mis queridas patitas! Hay de mi piel y de mis bigotes! Estoy tan seguro que me mandará ejecutar como de que los grillos son grillos! ¡Dónde diablos puedo haberlos dejado caer! ¡dónde, dónde!” …

¿Ya sabes lo que está buscando el Conejo Blanco? Dice “… dónde diablos puedo haberlos…” El pronombre “los” se está refiriendo a lo que no encuentra. Y según tú, ¿qué es lo que no encuentra? ¿Estás seguro? ¿Cómo de seguro? ¿Tan seguro como de que los grillos son grillos? ¿Cómo de seguro?

 

Imprimir

1 comentario en “17 Otra vez un pronombre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *