Archivo de la categoría: PROPUESTA DE ESCRITURA

13 El discurso de la entrega de premios

 
Ya se sabe que siempre que hay fiesta hay entrega de premios. Y que una entrega de premios tiene sus discursos: «En este día tan señalado para todos nosotros, tenemos el honor, …» etc. Los amigos de Alicia también han asistido a una entrega de premios:

Y entonces todos la rodearon una vez más, mientras el Dodo le ofrecía solemnemente el dedal con las palabras:
–Os rogamos, distinguida amiga, que aceptéis este elegante dedal.

Al término de esta breve alocución todos vitorearon con entusiasmo.

Imagina que tienes que entregar un premio a un compañero. Tendrás que improvisar un discurso si quieres que todos te vitoreemos con entusiasmo. A ver qué discurso escribes.

12 ¿Qué quiere decir "lo"?

 
El Ratón se pone a hablar y ni el Loro Dodo no puede pararle. En algún momento consigue alguien hacer alguna pequeña aclaración. Como en este caso. Se encuentran con una palabra de esas que se dicen a todas horas y que sirven para todo y conviene «aclararlo».

¿Decía usted algo?
–¡Yo no! –se apresuró a responder el Loro.
–Pues me lo había parecido -dijo el Ratón–. Continúo. «Edwindo y Morcaro, duques de Mercia y Northumbría, se pusieron a su favor, e incluso Stigandio, el patriótico arzobispo de Canterbury, lo encontró conveniente…»–¿Encontró qué? -preguntó el Pato.
–Encontrólo -repuso el Ratón un poco enfadado–. Desde luego, usted sabe lo que lo quiere decir.
–¡Claro que sé lo que quiere decir! –refunfuñó el Pato–. Cuando yo encuentro algo es casi siempre una rana o un gusano. Lo que quiero saber es qué fue lo que encontró el arzobispo.

¿Y tú? ¿Ya sabes lo que lo quiere decir si digo «sintiéndolo» o «torciéndoselo» o «bebiéndolo» ?

Pon un ejemplo y «explícalo»

Imprimir

11 A los loros no les gusta confesar su edad

 

A los loros no les gusta confesar su edad. Hablan y hablan pero cuando les preguntas que cuántos años tienen se hacen los despistados o salen con evasivas, se van por la ramas (cierto, se van por las ramas) …Eso le acurre a Alicia, ya lo sabes por la propuesta anterior, que tras llevar un rato hablando con el Loro este le dijo:

… «soy más viejo que tú, y tengo que saberlo mejor». Y como Alicia se negó a darse por vencida sin saber antes la edad del Loro, y el Loro se negó rotundamente a confesar su edad, ahí acabó la conversación.

Y el Loro debía tener buenas razones para no decir su edad. Ya se sabe que este tema a muchas personas e incluso a algunos animales les resulta bastante incómodo.

Con un poco de imaginación, sin embargo, tú puedes adivinar perfectamente, qué motivos tiene el Loro para no hablar de su edad.

 

09 ¿Dónde está mi gato? ¡Qué comparaciones!

«Oú est ma chatte?» Que era la primera frase de su gramática francesa. Al oír esto, el Ratón saltó espantado fuera del agua y se puso a temblar violentamente. «¡Oh, le ruego que me disculpe!», exclamó Alicia, temiendo haber herido los sentimientos del pobre animalillo. «Me olvidé completamente que no le pueden gustar los gatos!»

¡No gustarme los gatos!», gritó el Ratón con voz chillona y apasionada. ¿Es que te gustarían a ti si estuvieses en mi lugar?»

»

Hablarle a un ratón de gatos es como pasarse un verano bajo el paraguas, o como poner a un alumno vago en la primera fila de la clase, o como … A ver qué comparaciones se te ocurren.

08 Paradojas de Alicia, y tuyas

¡Ahogándome en mis propias lágrimas! ¡Eso sí que será una paradoja!

Fruto del devenir de sus estados materiales Alicia ha quedado atrapada en los problemas que ella misma va generando(ahora crece, ahora encoge). Es de desear que esto a ti no te pase nunca. En todo caso las vivencias de Alicia te dejan una palabra muy importante: paradoja. Y el ejemplo de su propia paradoja. Alicia se ahoga en sus propias lágrimas lo mismo que tú podrías sentirte atrapado en tu tiempo libre, o ciego de tanta luz, o …

 

¿Qué me dices? Estás preparado para construir tus propias paradojas?