Archivos de la categoría ORALIDAD

64 Tu oda particular a la sopa de … pescado

Tú no quieres ser menos que Alicia y con tanto bicho suelto de esos que pululan en los fondos marinos lo mejor que puedes hacer es una rica sopa de pescado. O al menos una canción a la sopa de pescado. Ya sabes lo rica que es esta sopa, con sus fideos, sus mejillones, gambas, chirlas, y todo tipo de ingredientes.

después de tantos locos recitados por parte de Alicia y de la Tortuga y sus otros acompañantes sólo nos queda escribir nuestra particular canción dedicada a las riquísimas sopas de pescado en la que nos encontraremos con todo tipo de habitantes marinos.

La Falsa Tortuga dio un profundo suspiro y empezó a cantar con voz ahogada por los sollozos:

Hermosa sopa, en la sopera,
tan verde y rica, nos espera.
Es exquisita, es deliciosa.
¡Sopa de noche, hermosa sopa!
¡Hermoooo-sa soooo-pa!
¡Hermooo-sa soooo-pa!
¡Soooo-pa de la noooo-che!
¡Hermosa, hermosa sopa!

¿Qué tiene una oda? Tiene repeticiones, rimas, ligeras descripciones y detalles de lo más llamativo y rimas y repeticiones y …

58 Las langostas a toda costa

Y las pescadillas que se muerden la colilla.  O como dicen Grifo:

—La razón es —dijo el Grifo— que las pescadillas quieren participar con las langostas en el baile.
Y por lo tanto las arrojan al mar.
Y por lo tanto tienen que ir a caer lo más lejos posible.
Y por lo tanto se cogen bien las colas con la boca.
Y por lo tanto no pueden después volver a sacarlas. Eso es todo.

A ver si se nos ocurren algunas rimas (fáciles). Con animales es muy divertido. Esos perros que ladran a lo lejos. O ese gato al que acaricias con la mano. O esa gallina que trina y trina y trina (es que es como un pájaro pero en grande). O …

56 A Alicia le gusta el pescado

Ella dice que no por vergüenza pero  la verdad es que …

—Tú acaso no hayas vivido mucho tiempo en el fondo del mar…
—Desde luego que no», dijo Alicia.
—Y quizá no hayas entrado nunca en contacto con una langosta.
Alicia empezó a decir: «Una vez comí…», pero se interrumpió a toda prisa por si alguien se sentía ofendido.
—No, nunca —respondió.
Pues entonces, ¡no puedes tener ni idea de lo agradable que resulta el Baile de la Langosta.

¿Y tú? ¿Qué pescado es el que más te gusta? ¿Por qué?

25 Recitar hasta reventar

Alicia cruzó los brazos y empezó a recitar el poema:
“Ha envejecido, Padre Guillermo,” dijo el chico,
“Y su pelo está lleno de canas;
Sin embargo siempre hace el pino–
¿Con sus años aún tiene las ganas?
“Cuando joven,” dijo Padre Guillermo a su hijo,
“No quería dañarme el coco;
Pero ya no me da ningún miedo,
Que de mis sesos me queda muy poco.”
“Ha envejecido,” dijo el muchacho,
“Como ya se ha dicho;
Sin embargo entró capotando–
¿Como aún puede andar como un bicho?
“Cuando joven,” dijo el sabio, meneando su pelo blanco,
“Me mantenía el cuerpo muy ágil
Con ayuda medicinal y, si puedo ser franco,
Debes probarlo para no acabar débil.”
“Ha envejecido,” dijo el chico, “y tiene los dientes inútiles
para más que agua y vino;
Pero zampó el ganso hasta los huesos frágiles–
A ver, señor, ¿que es el tino?”
Cuando joven,” dijo su padre, “me empeñé en ser abogado,
Y discutía la ley con mi esposa;
Y por eso, toda mi vida me ha durado
Una mandíbula muy fuerte y musculosa.”
“Ha envejecido y sería muy raro,” dijo el chico,
“Si aún tuviera la vista perfecta;
¿Pues cómo hizo bailar en su pico
Esta anguila de forma tan recta?”
“Tres preguntas ya has posado,
Y a ninguna más contestaré.
Si no te vas ahora mismo,
¡Vaya golpe que te pegaré!
–Eso no está bien –dijo la Oruga.
–No, me temo que no está del todo bien –reconoció Alicia con timidez–.
Algunas palabras tal vez me han salido revueltas.
–Está mal de cabo a rabo– sentenció la Oruga en tono implacable, y siguió un silencio de varios minutos.


Ya ves que con esto de recitar de lo que se trata es de no dejar quieta la lengua: entonar, modular, susurrar, gritar, …La Oruga no se ha quedado nada contenta con la recitación de Alicia. ¿Le gustará más la tuya? Prueba, aunque sea solo un poquito ,porfa…