Archivos de la categoría LISTADO

20 Sale por la ventana, ¿pero qué?

“Ahora,dime, Paco: ¿qué es eso que sale por la ventana?”

“Pues verá el señor, ¡como que es un brazo!” ( lo pronunciaba barsso”)

“¡Un brazo! ¡Zoquete! ¿Quién ha visto nunca un brazo de ese tamaño? ¡Pero si ocupa toda la ventana!”

“Y cuáanta razón que tiene el señor! ¡pero que me parta un mal rayo si eso no es un brazo!”

“Bueno, pues sea lo que sea no tiene por qué estar allí arriba, de forma que ¡anda y quítalo de ahí!”

Conejo, ya ves, que no se creía mucho eso de que un brazo saliese por la ventana, Por una ventana pueden salir muchas cosas pero mira que un brazo… No es muy creíble que salga un brazo por una ventana. Bien podría salir un paraguas, un libro, un chorro de agua, un grito, … Eso sin olvidar las cosas que son más pequeñas que una ventana y que caben por ella fácilmente…

Pregunto: ¿Qué crees tú que podría salir por esa ventana tan mágica?

03 Los bolsillos llenos del conejo

Estaba Alicia pensando y aquel conejo se le cruzó ante sus ojos y lo que vio a partir de ese momento fue sorprendente, aunque casi no se dio ni cuenta:

.

Así pues, estaba pensando (y pensar le costaba cierto esfuerzo, porque el calor del día la había dejado soñolienta y atontada) si el placer de tejer una guirnalda de margaritas la compensaría del trabajo de levantarse y coger las margaritas, cuando de pronto saltó cerca de ella un Conejo Blanco de ojos rosados.
No había nada muy extraordinario en esto, ni tampoco le pareció a Alicia muy extraño oír que el conejo se decía a sí mismo: «¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!» (Cuando pensó en ello después, decidió que, desde luego, hubiera debido sorprenderla mucho, pero en aquel momento le pareció lo más natural del mundo). Pero cuando el conejo se sacó un reloj de bolsillo del chaleco,…

una PDA tipo profesor poniendo faltas, un mp3 de los que usan algunos alumnos en sus ratos libres es decir a todas horas, …

 

Conejo

Y pensó Alicia que tú le echases un cable, una lista dijo, de otras palabras, es decir de otros objetos que aquel conejo empezó a sacar a pesar de la mucha prisa que llevaba.