Archivos de la categoría LEXICO

45 Dibujar escribir, escribir dibujar

Y empezaremos por la letra …

—Nuestras tres hermanitas estaban aprendiendo, pues, a dibujar —siguió el Lirón, bostezando y frotándose los ojos, porque le estaba entrando un sueño terrible—, y dibujaban todo tipo de cosas… todo lo que empieza con la letra M… —¿Por qué con la M? —preguntó Alicia. —¿Y por qué no? —preguntó la Liebre de Marzo. Alicia guardó silencio. Para entonces, el Lirón había cerrado los ojos y empezaba a cabecear. Pero, con los pellizcos del Sombrerero, se despertó de nuevo, soltó un gritito y siguió la narración: —… lo que empieza con la letra M, como matarratas, mundo, memoria y mucho… muy, en fin todas esas cosas. Mucho, digo, porque ya sabes, como cuando se dice “un mucho más que un menos”. ¿Habéis visto alguna vez el dibujo de un «mucho»?

Pero también podríamos haber empezado por la Z que como todo el mundo sabe es la última, o por la b que es la que más bebe.  ¿Y si hacemos un abecedario? El abecedario de la amistad es muy famoso. Tú serás mi amigo si eres Amable, Bicicletero, Compañero, D  E   F  G   …..

O haces un abecedario, o escoges una letra y la llenas de significados. 

32 Desde la cocina se pone uno a lanzar cosas y no para

Todo el mundo sabe que los cocineros y las cocineras tienen montones de armarios repletos de objetos, algunos casi inverosímiles. Cuando la cocinera empieza a lanzar cosas contra la Duquesa y su niño, uno se pone a pensar en esos objetos almacenados por todas partes y en el diluvio que se va a preparar. Porque además de lo que la cocinera lanza de forma expresa seguro que también le podría lanzar

Mientras estaba pensando qué tema elegir, la cocinera apartó la olla de sopa del fuego, y comenzó a lanzar todo lo que caía en sus manos contra la Duquesa y el bebé: primero los hierros del hogar, después una lluvia de cacharros, platos y fuentes. La Duquesa no dio señales de enterarse, ni siquiera cuando los proyectiles la alcanzaban, y el bebé berreaba ya con tanta fuerza que era imposible saber si los golpes le dolían o no.
–¡Oh, por favor, tenga usted cuidado con lo que hace! –gritó Alicia, mientras saltaba asustadísima para esquivar los proyectiles–. ¡Le va a arrancar su preciosa nariz! –añadió, al ver que un caldero extraordinariamente grande volaba muy cerca de la cara de la Duquesa.

Imprimir

22 Para todo hay que comer

Sin fuerzas sin energías no tenemos nada que hacer. Para todo hay que comer. Fíjate en Alicia,  quiere crecer a toda velocidad y no sabe qué comer:

¡Lo que me hubiera gustado enseñarle juegos, si… si hubiera tenido yo el tamaño adecuado para hacerlo! ¡Dios mío! ¡Casi se me había olvidado que tengo que crecer de nuevo! Veamos: ¿qué tengo que hacer para lograrlo? Supongo que tendría que comer o que beber alguna cosa, pero ¿qué? Éste es el gran dilema.
Realmente el gran dilema era ¿qué? Alicia miró a su alrededor hacia las flores y hojas de hierba, pero no vio nada que tuviera aspecto de ser la cosa adecuada para ser comida o bebida en esas circunstancias.

[el+te+de+alicia.jpg]

¿Qué platos, de tu gusto, le aconsejarías a Alicia para comer y crecer?

20 Sale por la ventana, ¿pero qué?

“Ahora,dime, Paco: ¿qué es eso que sale por la ventana?”

“Pues verá el señor, ¡como que es un brazo!” ( lo pronunciaba barsso”)

“¡Un brazo! ¡Zoquete! ¿Quién ha visto nunca un brazo de ese tamaño? ¡Pero si ocupa toda la ventana!”

“Y cuáanta razón que tiene el señor! ¡pero que me parta un mal rayo si eso no es un brazo!”

“Bueno, pues sea lo que sea no tiene por qué estar allí arriba, de forma que ¡anda y quítalo de ahí!”

Conejo, ya ves, que no se creía mucho eso de que un brazo saliese por la ventana, Por una ventana pueden salir muchas cosas pero mira que un brazo… No es muy creíble que salga un brazo por una ventana. Bien podría salir un paraguas, un libro, un chorro de agua, un grito, … Eso sin olvidar las cosas que son más pequeñas que una ventana y que caben por ella fácilmente…

Pregunto: ¿Qué crees tú que podría salir por esa ventana tan mágica?

04 Generando nuevas palabras, palabríficas

El sufijo -ífico genera nuevas palabras de uso cotidiano y por ello a nadie le puede extrañar encontrarlo en algún texto (científico, terrorífico). Pero también podría utilizarse de forma indebida y generar palabras nuevas aún por consensuar con el resto de hablantes.

En un momento de inquietud dice Alicia:

- ¡Curiorífico y rarífico!”, exclamó Alicia (que estaba tan sorprendida que por el momento ya no sabía ni siquiera hablar correctamente el idioma)

inventando palab

Imitando a Alicia:

Si de raro, rarífico y de curioso, curiorífico,
de rápido, rapidífico, y de lento lentífico.

¿Qué palabras se te ocurren?

03 Los bolsillos llenos del conejo

Estaba Alicia pensando y aquel conejo se le cruzó ante sus ojos y lo que vio a partir de ese momento fue sorprendente, aunque casi no se dio ni cuenta:

.

Así pues, estaba pensando (y pensar le costaba cierto esfuerzo, porque el calor del día la había dejado soñolienta y atontada) si el placer de tejer una guirnalda de margaritas la compensaría del trabajo de levantarse y coger las margaritas, cuando de pronto saltó cerca de ella un Conejo Blanco de ojos rosados.
No había nada muy extraordinario en esto, ni tampoco le pareció a Alicia muy extraño oír que el conejo se decía a sí mismo: «¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!» (Cuando pensó en ello después, decidió que, desde luego, hubiera debido sorprenderla mucho, pero en aquel momento le pareció lo más natural del mundo). Pero cuando el conejo se sacó un reloj de bolsillo del chaleco,…

una PDA tipo profesor poniendo faltas, un mp3 de los que usan algunos alumnos en sus ratos libres es decir a todas horas, …

 

Conejo

Y pensó Alicia que tú le echases un cable, una lista dijo, de otras palabras, es decir de otros objetos que aquel conejo empezó a sacar a pesar de la mucha prisa que llevaba.