Archivos de la categoría GRAMDE Y PEQUEÑO

27 Alicia es grande, Alicia es pequeña. Tamaños y comparaciones

Así pues, extendió los brazos todo lo que pudo alrededor de la seta y arrancó con cada mano un pedacito.
–Y ahora –se dijo–, ¿cuál será cuál?
Dio un mordisquito al pedazo de la mano derecha para ver el efecto y al instante sintió un rudo golpe en la barbilla. ¡La barbilla le había chocado con los pies!
Se asustó mucho con este cambio tan repentino, pero comprendió que estaba disminuyendo rápidamente de tamaño, que no había por tanto tiempo que perder y que debía apresurarse a morder el otro pedazo. Tenía la mandíbula tan apretada contra los pies que resultaba difícil abrir la boca, pero lo consiguió al fin, y pudo tragar un trocito del pedazo de seta que tenía en la mano izquierda.
* * * * * * *
* * * * * *
* * * * * * *
«¡Vaya, por fin tengo libre la cabeza!», se dijo Alicia con alivio, pero el alivio se transformó inmediatamente en alarma, al advertir que había perdido de vista sus propios hombros: todo lo que podía ver, al mirar hacia abajo, era un larguísimo pedazo de cuello, que parecía brotar como un tallo del mar de hojas verdes que se extendía muy por debajo de ella.
–¿Qué puede ser todo este verde? –dijo Alicia–. ¿Y dónde se habrán marchado mis hombros? Y, oh mis pobres manos, ¿cómo es que no puedo veros?

Alicia ya sabe lo que significa grande y pequeño. Tú también puedes y debes saberlo. De hecho grande y pequeño son términos relativos. Una oruga es grande si se la compara con una pulga pero es pequeña si la comparamos con una ardilla.

¡Alicia espera tus dobles comparaciones!

Imprimir