Archivos de la categoría ESTILO DIRECTO

53 ¡A callar, deslenguada!

En algunos momentos a Alicia le llueven órdenes y más ordenes que la dejan bastante confusa. Como le gusta hablar la llaman deslenguada. Como la gusta jugar la podrían decir juguetona. Y así con cada una de las aficiones  que tiene que no son pocas, que son muchas, muchísimas.

¡A callar! ¡Deslenguada!, terció el Grifo antes de que Alicia pudiera decir nada.

Y lo que te toca hacer es …

Tienes que pensar en todo aquello que hace Alicia y prohibírselo con una orden. A ver qué se te ocurre. Fíjate que tu respuesta a de tener dos partes: la orden que impones y un adjetivo que  describa a Alicia. Por ejemplo:

 

- ¡Deja ese pastel, golosa!

37 Conversaciones entre Alicia y el gato

Ya sé que sabes qué es una conversación. Si no es muy fácil adivinarlo siguiendo lo que pasa entre Alicia y el gato. Hablar es conversar. Pero fíjate cómo se escribe una conversación. Cada vez que uno de los personajes dice algo comienza un nuevo párrafo y con un guión por delante.

 

Tienes la opción de completar la conversación de Alicia y el gato o la  de inventarte una conversación diferente entre Alicia y cualquier otro animal.

–Minino de Cheshire –empezó Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de si le gustaría este tratamiento: pero el Gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí le gustaba–.
Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
–Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar –dijo el
Gato.
–No me importa mucho el sitio… –dijo Alicia.
–Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes –dijo el Gato.
–… siempre que llegue a alguna parte –añadió Alicia como explicación.
–¡Oh, siempre llegarás a alguna parte –aseguró el Gato–, si caminas lo suficiente!

Imprimir