Archivos de la categoría CREATIVIDAD

74 Ha sido un sueño extraño y contagioso

Ya finalizando la historia, Alicia reconoce que ha sido, todo, un sueño extraño. Un sueño de los que no se tienen todos los días. Un sueño que deja recuerdo, no como la mayoría de sueños que cuando despiertas ya no te acuerdas de lo que has soñado. Este de Alicia ha dejado huella, ha dejado todo un libro de aventuras fantásticas.

Cuando Alicia le explica a su hermana su sueño, ésta se contagia y tiene ella también su propio sueño de aventuras. Y tú que también te has enterado de las extrañas situaciones que ha vivido Alicia caes en la misma trampa: Tienes un gran sueño extraño cargado de pequeñas aventuras fantásticas.

sueno

La baraja se elevó por los aires y se precipitó en picado contra ella. Alicia dio un pequeño grito, mitad de miedo y mitad de enfado, e intentó sacárselos de encima…
Y se encontró tumbada en la ribera, con la cabeza apoyada en la falda de su hermana, que le estaba quitando cariñosamente de la cara unas hojas secas que habían caído desde los árboles.
—¡Despierta ya, Alicia! —le dijo su hermana—. ¡Cuánto rato has dormido!
—¡Oh, he tenido un sueño tan extraño!
—dijo Alicia.
Y le contó a su hermana, tan bien como sus recuerdos lo permitían, todas las sorprendentes aventuras que hemos estado leyendo. Y, cuando hubo terminado, su hermana le dio un beso y le dijo: realmente, ha sido un sueño extraño, cariño. Pero ahora corre a merendar. Se está haciendo tarde.

Así pues, Alicia se levantó y se alejó corriendo de allí, y mientras corría no dejó de pensar en el maravilloso sueño que había tenido.
Pero su hermana siguió sentada allí, tal como Alicia la había dejado, la cabeza apoyada en una mano, viendo cómo se ponía el sol y pensando en la pequeña Alicia y en sus maravillosas aventuras. Hasta que también ella empezó a soñar a su vez, y éste fue su sueño: (tu sueño)

Te quedas, así, quieto, o quieta, con la cabeza apoyada en tu mano izquierda, pensativo, pensativa, y con tu mano derecha, (o al revés) vas escribiendo, escribiendo, escribiendo, …

 

70 Regla número 42

Ya estamos en el último capítulo y Alicia tiene que dar su testimonio. En plena declaración de Alicia el rey apela a la regla 42 que como verás lo que quiere decir es que cualquier cosa vale siempre que sea imaginativa. Lo que más importa es la creatividad y la imaginación. ¿Estás de acuerdo?

Pasa esto:

En este momento el Rey, que había estado muy ocupado escribiendo algo en su libreta de notas, gritó: «¡Silencio!», y leyó en su libreta:
—Artículo Cuarenta y Dos.
Toda persona que mida más de un kilómetro tendrá que abandonar la sala.
Todos miraron a Alicia.
—Yo no mido un kilómetro —protestó Alicia.
—Sí lo mides —dijo el Rey.
—Mides casi dos kilómetros añadió la Reina.

Inventa tu regla 42. Puedes empezar como el mismísimo rey: “Toda persona que …” Las mejores reglas tendrán mejores premios. Y si no estás de aceurdo te aplicaremos la regla 42.

67 Reprimir no sé qué es

Tienes suerte de que no sabes qué es reprimir. Vives en libertad. Pero en Alicia, en plena declaración del Sombrerero, en medio del juicio por la desaparición de las tartas, pasa esto:

El desgraciado Sombrerero dejó caer la taza de té y el pan con mantequilla, y cayó de rodillas.
—Soy un pobre hombre, Majestad —empezó.
—Lo que eres es un pobre orador —dijo sarcástico el Rey.
Al llegar a este punto uno de los conejillos de indias empezó a aplaudir, y fue inmediatamente reprimido por los ujieres de la corte.
(Como eso de «reprimir» puede resultar difícil de entender, voy a explicar con exactitud lo que pasó.
Los ujieres tenían un gran saco de lona, cuya boca se cerraba con una cuerda: dentro de este saco metieron al conejillo de indias, la cabeza por delante, y después se sentaron encima).

Para reprimir al conejillo de indias han usando un método bastante llamativo y estruendoso. Quizás tú podrías sugerir otros métodos alternativos que sirviesen para reprimirle con menos violencia y de una forma más divertida. Podrían llevarselo a dar un paseo, o ofrecerle algo de beber y así estaría ocupado y no molestaría, quizás dejarle pintar durante un rato serviría para calmarle, et.

¿Qué propones tú para reprimir a este conejillo de indias al que le ha tocado el papel de conejillo de indias?

66 Todo tiene T

Cuando uno utiliza con preferencia una letra se generan situaciones llamativas y graciosas. Basta con que intentemos escribir con muchas tes para que nos veamos obligados a pensar y pensar hasta encontrar esas palabras que expresan lo que queremos y que además tienen te.

Captura de pantalla 2015-02-28 a la(s) 00.12.02

—Soy un pobre hombre, Majestad.
—Empezó a decir el Sombrerero en voz temblorosa—… y no había empezado aún a tomar el té… no debe hacer siquiera una semana… y las rebanadas de pan con mantequilla se hacían cada vez más delgadas… y el titileo del té…
—¿El titiqué de qué? —preguntó el Rey.
—Que todo el titileo empezó con el té —contestó el Sombrerero.
—¡Querrás decir que todo y que titileo empiezan con la T! —replicó el Rey con aspereza— ¿Crees que no sé ortografía? ¡Sigue!

Cualquier cosa sirve. Una historia más o menos divertida pero que lleve muchas tes. ¿Te lo tengo que tornar a traducir? Trabajo todo tuyo. ¿Te atreves?

61 De qué está hecho

Preguntar de qué está hecho algo es una pregunta de lo más normal. Es una pregunta que la genera la curiosidad. Si tienes curiosidad preguntas eso y mucho más.

Alicia y sus compañeros en este sentido no se muerden la lengua (las pescadillas sí se muerden la cola pero eso es un tema diferente).

—Pues bajo el mar, a los zapatos se les da blanco de pescadilla— respondió el Grifo sentenciosamente.—
Ahora ya lo sabes.
—¿Y de que están hechos?
—De mero y otros peces, vamos hombre, si cualquier gamba sabría responder a esa pregunta— respondió el Grifo con impaciencia.

Así que ya ves, los zapatos están hechos de mero y otros peces, cualquier gamba lo sabe.

Pregunta de qué está hecho algo y a ver si tienes una buena respuesta, no la típica respuesta. ¿Entendido?

55 Enjugarse las lágrimas es fácil

La Tortuga artificial, o la falsa Tortuga como quieras llamarla llevaba un tiempo llorando:

La Falsa Tortuga suspiró profundamente y se enjugó una lágrima con la aleta.
Antes de hablar, miró a Alicia durante bastante tiempo, mientras los sollozos casi la ahogaban.
—Se te ha atragantado un hueso, parece—dijo el Grifo poco respetuoso.
Y se puso a darle golpes en la concha por la parte de la espalda.
Por fin la Tortuga recobró la voz y reanudó su narración, solo que las lágrimas resbalaban por su vieja cara arrugada.

Es decir que las lágrimas se las enjugo. No le quedó más remedio porque esos torrentes de lágrimas no paraban de surcar sus mejollas. Eso se entiende bastante bien. Se las enjugó con las manos o mejor con algún pañuelo, es más limpio.

Y si se las enjugó seguramente se lo pasó bastante bien. Claro que en lugar de enjugárselas podría habérselas EN _________

¿No se te ocurre nada? Piensa un poco, prueba, ¿ya? Hacemos una lista con VERBOS.